Skip to main content

De vendedora de galletas a empresaria de éxito; millones de millones

 

Comencé mi vida de emprendedora haciendo galletas que yo misma vendía de puerta en puerta por el barrio. Vivo en Taubaté (SP) desde que me conocen. Soy casada y mi marido era funcionario público. Trabajé 10 años haciendo las galletas para poder mantenerme, hasta que opté por invertir en un carrito de bocadillos. Vendí hamburguesas para juntar más dinero y poder tener mi espacio dentro de una carretera donde vendí dulces y salados. Gane una granita y me dirigí hacia algo un poco más grande: una pizzería. Al principio, todo hermoso. Alquilé un local, hice pizzas para consumo en el salón y para envíos a domicilio. Llegué a facturar R $ 5 mil en una noche. ¡Me quedé deslumbrada con tanto dinero! Y como dice el dicho, el dinero en la mano es vendaval: gasté todo locamente. Entonces la cosa se apretó. Las cuentas empezaron a sofocarme: el alquiler, las compras, luz, agua, pago de funcionarios … No estaba siendo fácil. ¿Adivina lo que le pasó a la empresa? Fallo. Lo perdí todo en muy poco tiempo. No me quedaba para pagarle a los empleados y mis deudas se convirtieron en una bola de nieve.

Después de esa historia me fui a vivir a la orilla de un río. Alquilaba la casita del casero en una especie de granja. Pedí ayuda a mi padre, quien sabía de mi espíritu emprendedor. Él me compró unos tomates. Y Yo, ya sabía qué hacer para ganar dinero: vender tomate seco. Pensé en eso porque en la casita que vivía en aquel momento tenía un horno a leña. Colocaba los tomates en papel aluminio, asaba e iba a vender a la ciudad. Pero no quería quedarme toda la vida hornenado tomates secos. Me mudé a Roseira y empecé a invertir en lollones. Una vez más empecé el proceso de cero, aprendiendo a hacer las delicias. Con la técnica domada, salí a vender los dulces en los almacenes de la ciudad. En una de esas, una muchacha me contó sobre un curso de estética en el ayuntamiento de Roseira. ¡Me interesó por tratarse de algo gratis! Y conseguí una vacante que cambiaría para siempre el rumbo de mis negocios.

Fui a trabajar en la playa

Hice apenas tres semanas de curso cuando atendí a la primera cliente. Le hice un masaje. A ella le gustó tanto que me pidió repetirlo tres veces. Vivía cerca de casa y yo no tenía un espacio decente todavía, así que hice los procedimientos sobre la mesa de su comedor. El servicio era tan bueno que uno de los clientes me regaló una camilla. ¡Agradecí el mimo con masajes y diseño de cejas! Después fui atendiendo a domicilio y aumentando mi clientela. Oí que la playa de Ubatuba, en SP, era un buen lugar para trabajar con estética. Fui detrás de alvara para alquilar un local y comenzar mi negocio caiçara. Mi marido, mi hijito, que en esa época tenía 7 años, y mi hija de 9 meses se mudaron conmigo. Dormíamos en un colchón inflable en el suelo y yo atendía todo santo día.

Así, pude pagar mis deudas e invertir en mi carrera.

En un año de trabajo pude recaudar lo que necesitaba para pagar las deudas que dejé en Taubaté, cerca de R $ 30 mil. Decidimos volver a Taubaté, ciudad de nuestros corazones. Yo quería vivir honradamente y trabajar como esteticista. Atendia en las escuelas, sin recelo: desde la muchacha de la limpieza, hasta la profesora. Al principio hice el servicio de gracia, para mostrar mi talento. A ellas les gustó y me recomendaban de boca en boca. El negocio fue creciendo. Finalmente alquilé una sala para atender: cejas, depilación corporal, depilación con línea, manicuria y pedicuria.

Con el tiempo decidí dar cursos de depilación con línea, ya que les gustaba tanto mi trabajo. ¡Fue un éxito! Hasta una franquicia de estética me pidió clases. Empecé a planear el crecimiento de todo lo que estaba construyendo. Dios me prometió con la palabra de Génesis 15: 5 que habla “entonces el Señor condujo a Abram fuera de la tienda y lo orientó: ‘Mira los cielos y cuenta las estrellas, si es que lo puedes’. Y prometió: “Así será tu posteridad”. Con fe, abrí mi primera tienda el día 05 de diciembre de 2013, en el Shopping Taubaté. Mi equipo tenía sólo tres personas y comencé a ganar nuevos clientes. Un día para no olvidar es el 15 de abril de 2014, cuando conseguí mi primera franquicia. ¡Fue un giro completo!

En 2016 inicié mi segundo proyecto: la Cuticularia Beryllos. Fue pensada para formar parte de mi grupo, Cejas, por la demanda de manicura y pedicura de una manera diferente. No quería que fuera una esmaltería común, entonces llegué a un nuevo sistema de quitar la cutícula sin agredir la piel. Usamos una especie de broca con motor en lugar de las alicates tradicionales que quita todo el exceso de la cutícula y deja un dibujo, una belleza!

También he desarrollado un kit especial para la cliente, que ya está incluido en el valor de la uña. Con esmaltes individuales, de 4 ml aproximadamente, lija y la punta usada para quitar la cutícula. Así, ofrezco salud y seguridad para todas. Además de buena atención al cliente, confianza y cuidado.

Hoy tengo 187 franquicias de Cejas en todo Brasil y recientemente inauguré mi primera unidad internacional, en Argentina. La Cuticularia, posee tres unidades, y está en proceso de crecimiento. En 2016 facturé 50 millones con mi red de tiendas. Es mucho, lo sé, pero la vida buena la conseguí hace sólo un año. Me compré casa propia y viajé bastante. Sigo dando charlas en eventos sobre emprendedorismo y contando mi historia. ¡Una vida agitada y sin deudas, todo lo que soñaba!

Luzia Costa, 36 años, empresaria, Taubaté, SP

Fuente:  http://soumaiseu.uol.com.br/noticias/negocio/de-vendedora-de-biscoitos-a-empresaria-de-sucesso-faturo-milhoes.phtml?utm_source=Facebook&utm_medium=post%20facebook&utm_content=post# .WQi8ltryuUn